¿Las Escuelas están Out?

School's Out?
Interview of Seymour Papert by David S. Bennahum.
The following piece is excerpted from and interview by David S. Bennahum that took place in 1996. The interview can be found on the MEME website at http://memex.org/meme2-13.html

Contenido

1. ¿Las Escuelas están Out? Conversación con Seymour Papert

El martes 15 de octubre me encontré con S. Papert el en hall de un hotel en el centro de Mahattan, donde pasamos la mañana discutiendo sobre niños, computadoras y escuelas. El profesor Papert enseña en el MIT Media Lab (http://www.media.mit.edu/) y ha dedicado la mayor parte de su carrera a la misión de redefinir cómo los niños aprenden.

Educado en Cambridge (http://www.cam.ac.uk/), Papert estudió matemáticas, y después fue a la universidad de Ginebra (http://www.unige.ch/) donde estudió con Jean Piaget, cuyas teorías sobre educación influyeron profundamente en Papert. Desde el principio de los 60, Papert ha enseñado en el MIT donde a fusionado su interés en matemáticas, aprendizaje e inteligencia artificial. En los 80, miles de niños, incluyéndome, descubrieron LOGO, el lenguaje de programación de Papert.

Esta semana Papert publicó un nuevo libro, The Connected Family: Bridging the Digital Generation Gap (La familia conectada: Superando la brecha de la generación digital) que explora la brecha entre padres e hijos con respecto al uso de computadoras. Discutimos grandes preguntas -- el futuro del aprendizaje y las escuelas -- y si en el futuro seguirán existiendo los maestros.

David Bennhaum: En 1980 Ud. publicó un libro llamado Mindstorms: Children, Computers and Powerful Ideas - Desafío a la mente: Computadoras y educación - que tuvo una tremenda influencia en los maestros y en las escuelas al darles un marco conceptual sobre cómo podían usarse las computadoras en educación. Esta semana Ud. ha publicado un nuevo libro La familia conectada: Superando la brecha de la generación digital, deme una idea sobre cómo se ha alterado el paisaje en estos años.

Seymour Papert: El gran cambio es más social que tecnológico. En 1980 los niños usaban computadoras en las escuelas, y si uno quería hablar sobre cambiar la educación, las escuelas eran el lugar donde realizar dicho cambio. Hoy día hay muchas más computadoras en las casas que en las escuelas, y existe más innovación interesante y más aprendizaje alternativo ocurriendo en los hogares que en las escuelas. La información está en los niños. Ellos son el poder que cambiará las escuelas. Ellos saben mucho más que muchos de los maestros, colectivamente. Las computadoras en los hogares es la más grande fuente de cambio en la educación.

DB: ¿Por qué es una mejora que la educación se esté llevando a cabo en el hogar y no en las escuelas? ¿Por qué es eso una razón para ser optimista?

SP: Tenemos que ver la historia completa. Si pensamos en términos de mis tres libros en la materia, cuando escribí Desafío a la mente había pocas computadoras en las escuelas. En los 80 mucha gente se unió al hecho comprando computadoras. El fenómeno más importante en esa época era el poder de la escuela para asimilar cualquier cosa nueva que apareciera. La escuela es como un organismo viviente. Un cuerpo extraño se acerca -la computadora- y el sistema inmunológico y mecanismo de defensa del organismo se ocupa de él. Así vimos el cambio en los 80. Antes de esta asimilación las computadoras se usaban en forma estimulante. Se hallaban en manos de maestros visionarios quienes usaban las computadoras porque no estaban satisfechos con la forma en que las escuelas hacían las cosas. Pero al final de los 80, las computadoras estaban en manos de la burocracia escolar y de las escuelas como instituciones. Todavía existían maestros visionarios, pero estaban siendo neutralizados. Previamente los maestros estaban usando unas pocas computadoras en las clases para alejarse de la separación por materias y de la interrupción diaria. Cuando la administración toma el control, crea una sala especial, y pone las computadoras en esa sala con un horario con el profesor de informática. En vez de convertirse en algo que socavara estas formas anticuadas de las escuelas, las computadoras fueron asimiladas. Es inherente a las escuelas, no porque los maestros sean malos o porque las escuelas sean malas, sino a todo organismo que ha alcanzado un equilibrio que éste tiende a mantener. Así las escuelas tornaron lo que pudo haber sido un instrumento revolucionario en uno conservador. La escuela no desea cambiar radicalmente. El poder de las computadoras no implica mejorar la escuela sino cambiarla por un tipo de estructura diferente.

DB: El tipo de aprendizaje que realizan los niños con las computadoras que Ud. llama "aprender al hacer", es generalmente la distinción aquí, ¿que al usar una computadora el niño es capaz de construir un modelo y aprender al ver un sistema completo en acción? ¿Es esto lo opuesto a aprender de memoria o en forma fragmentaria?

SP: Sí. Pero es incompleta. Creo que cualquier manera de resumir este concepto es incompleto. Es como decir: ¿cuál es la diferencia que existe entre un organismo vivo y uno muerto? ¿Es acaso una sola característica? Creo que para poner esto en perspectiva deberíamos reconocer que la escuela ha desarrollado un acercamiento muy particular al aprendizaje. En realidad, el niño empieza a aprender desde su primer día. El aprendizaje es conducido internamente. Deviene del interés personal. Es por lo general apasionado. No está cortado en fragmentos. Hay una larga lista de maneras en que los niños aprenden. Uno también puede ver adultos creativos haciendo esto mismo. En el Laboratorio de Medios en el MIT uno puede ver ésto, o en cualquier otro laboratorio de investigación, música o empresas creativas - la gente aprende lo que necesita para llevar a cabo sus proyectos. Esto es bastante parecido a la forma en que un niño preescolar aprende. La escuela desarrolló una manera particularmente artificial de aprender en una etapa en que la tecnología probablemente hacía imposible que se hiciera de otra manera.

DB: ¿Cuáles son otros ejemplos de viejas tecnologías que no están adaptadas a la educación?

SP: La separación de los niños por edad es otro ejemplo de este tipo de disparate. Hablé con un grupo de educadores hace poco tiempo y les dije, "Antes de hablarles, pongamos a los de veinte años aquí, a los de 22 aquí, etc." Nadie quería hacer eso. Es absurdo. Lo hacemos con los niños por esta forma fragmentada de transmitir el conocimiento para sistematizarlo. Es lo mismo el dividir al día en períodos, y a los niños en grados.

DB: Es un proceso industrial.

SP: Así es. Muchas de estas cosas están tan asociadas con las escuelas que es difícil que la gente se las saque de encima. Yo doy charlas sobre este tipo de cosas a educadores y al final del día me dicen, "Bueno, cómo exactamente me va a ayudar el ordenador a enseñar matemática de cuarto grado?" Y esa es exactamente la pregunta equivocada - no va a haber un "cuarto grado". No va a existir una clase de matemáticas separada. No va a haber enseñanza.

DB: ¿Entonces qué nos queda? ¿Qué hay para el futuro? ¿Cómo se ve el futuro?

SP: ¿Cómo se ve en términos de la vida de los niños?

DB: Sí.

SP: Los niños se involucrarán en proyectos interesantes, en emprendimientos.

DB: ¿Irán a la escuela? ¿Habrá un lugar donde ir?

SP: Ud. quiere decir, "¿Habrá lugares donde ir, o se quedarán en sus casa?"

DB: Sí.

SP: ¿Serán llamadas escuelas? No lo sé. ¿Se parecerán a las escuelas que conocemos? Definitivamente no.

DB: ¿Tendrán maestros? ¿Seguiremos utilizando la palabra "maestro"?

SP: Sí. ¿Tendrán adultos profesionales para facilitar en proceso de aprendizaje? Sí. ¿Serán estos maestros las personas en la posición privilegiada de "los que saben" y serán la fuente de conocimiento? No lo creo. De ninguna manera. Tendrán un rol muy distinto. Adultos sensibles, bien informados que entiendan profundamente el proceso de aprendizaje y la interacción social serán los capacitados para dar consejo. Serán los capacitados para detectar que este niño tiene un problema, o que este niño necesita retos más interesantes, o poner más presión y hacer sugerencias.

DB: Y la computadora, ¿es el agente catalizador entonces? Es el medio por el cual se llegar a este fin?

SP: Yo utilizaría la palabra instrumento. No me gusta la palabra "catalizador". Las computadoras son más que un catalizador. Son el material con el cual se pueden hacer proyectos más interesantes y variados. Uno puede manejar la complejidad como nunca antes. Desde el punto de vista de la sociedad, si uno piensa en lo que implica poner un transbordador espacial en órbita, la complejidad de dicha tarea sin la ayuda de las computadoras lo hubiera hecho imposible. A todo nivel de nuestra sociedad, hemos realizado proyectos mucho más complejos gracias a las computadoras, y este hecho incluye incluso a los niños. Los niños ahora pueden realizar cosas mucho más complejas gracias a las computadoras. Entonces las computadoras son más que catalizadores. Son el instrumento mismo que hace esto posible - el buscar el conocimiento. El conocimiento puede ser presentado y accesible de muchas maneras distintas.

DB: Presumiblemente queda al albedrío de los seres humanos usar y dar forma a las computadoras para que sustenten el aprendizaje. No existe nada innato en las computadoras que va a empujar a la gente para que aprendan de esta forma. Después de todo las computadoras han sido utilizadas para sustentar sistemas jerárquicos y burocráticos.

SP: Absolutamente. Creo que si uno revisa todas las computadoras que tiene la etiqueta "educación", la mayoría son utilizadas contrariamente a esta visión.

DB: ¿Cuál es el peor uso de las computadoras que haya visto en educación?

SP: Creo que lo más importante es lo que discutimos anteriormente. Existe una institución que llamamos escuela, y esta nueva cosa aparece, la computadora, y nos preguntamos, "¿Cómo va esto a cambiar la escuela?" No nos debería asombrar que al final sea la escuela la que cambie a la computadora. No sería natural si la escuela no lo hiciera. Debido a que la escuela es una institución natural y viviente lo hará. Entonces, si el propósito de la escuela es seguir funcionando, entonces está utilizando a las computadoras muy adecuadamente. Es un uso que se les da a las computadoras que es inevitable en esta fase de desarrollo. Si me preguntara lo mismo de otra manera y dijera, "¿Cuál es el peor y más peligroso limitante de las computadoras?", entonces diría que es la suposición de que todo seguirá igual y que las computadoras solo nos ayudarán a hacer las cosas mejor. Esta es una suposición desastrosa.

DB: La esperanza es que los niños que aprenden con un uso apropiado de las computadoras cuando sean adultos tendrán una mayor capacidad para hacer ¿qué? ¿Cuál es el beneficio?

SP: Tenemos que ver a diferentes niños en forma diferente. El elemento más común es que empiezan siendo estudiantes entusiastas, pero al cabo de unos años han dejado de ser entusiastas con respecto al aprendizaje. El instinto de aprendizaje es sofocado. Eso hace sus vidas más pobres. Hace que la sociedad sea más pobre. Hace que la economía sea rígida e inflexible. Hace que la sociedad sea más rígida en todo aspecto. Para esos niños las computadoras podrían hacer una gran diferencia al darle forma a la educación para que encaje con sus enfoques de aprendizaje. A los niños que ya están trabajando bien, a los que van a ser exitosos, no sé si las computadoras les podrán causarán un cambio profundo en su calidad de vida. Es difícil decir hasta qué nivel llegarán.

El desempeño de los niños en la escuela está determinado por limitaciones intrínsecas. "Este niño no es matemático. No tiene ese tipo de inteligencia. Hay algo en ese niño que es responsable por su mal desempeño." Yo creo que eso es absurdo. Si uno mira a los niños que estudian francés en las escuelas americanas, muy pocos aprenden francés. Pero los niños en Francia no tienen ningún problema para aprender francés. Seres humanos normales pueden aprender un nivel mucho mayor de matemáticas al que se accede hoy en las escuelas. ¿Después de eso se convierten en Einsteins? Presumiblemente no.

DB: En su libro Ud. habla de la personalización como la clave del tipo de aprendizaje que Ud. propone. ¿Es esto una reflexión sobre la habilidad de las computadoras para personalizar el aprendizaje, de modo que un alumno que uno creía era malo en matemáticas era realmente uno que necesitaba aprender de una manera distinta al contexto que la escuela le brindaba? ¿Y que las computadoras pueden ser lo suficientemente flexibles como para dar ese contexto? ¿Es esta una interpretación correcta?

SP: Sí.

DB: Debo confesarle que cuando tenía trece años, pusieron Logo en nuestra escuela. Aprendía a programar con Logo en 1981, teníamos uno de esos docentes visionarios que nos enseñaba sobre programación y computación, y cómo modelar cosas. Regresé a mi escuela unos seis meses atrás, y la sala de computación era completamente diferente. Los alumnos estaban usando Apple Macintosh, y aprendían cómo usar computadoras de la manera que un consumidor aprende a usar un producto.

SP: Ese es un cambio profundo. No hay duda de que si uno mira al uso predominante de las computadoras eso es lo que se están haciendo en las escuelas. Todavía hay muchos maestros/as visionarios que se aferran a su manera de hacer las cosas: pero son una minoría. Existen condiciones para que las cosas se vuelvan personalizadas nuevamente. Una razón por la que las escuelas conseguían dedicarse a estos contenidos trivializados es porque no existían maestros/as que comprendieran a las computadoras. Si un maestro/a está entusiasmado y trata de hacer grandes cosas, está limitado a un cierto número de alumnos. No puede estar ahí para todos. Si las escuelas quieren dar este tipo de aprendizaje a todos sus alumnos, se ven enredados en problemas burocráticos. Es mucho más fácil decir, "Haremos mecanografía, carguen Microsoft Word," o algún otro programa. Pero después de un tiempo todos superan este nivel. La nueva generación de niños, y de maestros...

DB: Hay una generación de maestros que ya tienen 10 años con las computadoras...

SP: Estamos en un momento interesante. Estamos recibiendo esta ola de gente que aprovechó las ventajas de las computadoras en la universidad o en el profesorado, dando por sentado la existencia de las computadoras. Esta ola está llegando a las escuelas ahora. Esas dos oleadas están llegando, y producirán grandes cambios.

Estamos viendo un movimiento hacia escuelas más progresivas y alternativas. Vimos muchas de estas en los años sesenta y fracasaron por que no existía la infraestructura tecnológica para sustentarlas. Se aprendía batik, pero no se aprendía ni ciencia ni matemáticas. Mi solución obvia es encontrar a un millón de adultos que amen a los niños y que amen aprender y tener a los niños a su alrededor. Eso es lo que se intentaba hacer en los sesenta. Y por supuesto era imposible. Hoy es posible gracias a las computadoras.

DB: ¿También debido a la Red Internet?

SP: La Red debe cambiar. Como está estructurada en este momento solo puede dar un apoyo limitado. Pero si por Internet se entiendo conectividad, entonces es una transformación radical. Una de nuestras alumnas en el Laboratorio de Medios, Michelle Evard, está introduciendo en una escuela ambientes de conectividad comunicacional. Es una escuela de la ciudad de Boston, y ella armó proyectos de larga duración para los chicos. El que mejor funcionó fue uno sobre la creación de un video juego. Los chicos dedicaron cuatro horas por semana a la creación de su juego, y al hacerlo se toparon con muchos problemas para resolver. El obstáculo más grande era que muchos maestros no podían responder sus inquietudes. Los niños tenían dificultades para acceder a ideas y soluciones. El proyecto de Michelle consistió en crear una red de comunicación para que los chicos pudieran dejar sus preguntas para que otros niños pudieran responderlas. Al principio hubo muchas respuestas que no venían al caso pero con el tiempo se asentó y unos alumnos tomaron el rol de consultores y respondieron a las preguntas que se hacían. Uno podía ponerse en contacto con chicos que habían hecho algo similar el año anterior. Estos chicos podían dar respuestas y soluciones. Esto ha producido un cambio cualitativo en el desarrollo de estos chicos. Puedo imaginar en una escala global a gente interesada en ideas similares que pudieren crear una comunidad de aprendizaje, en contraposición a la situación de un maestro distribuyendo conocimiento.

DB: Pero no existe en los maestros un rol de decir la verdad, especialmente en cuestiones sobre historia. La historia puede ser vista como una masa de interpretaciones, y el maestro es esencial, más que en matemáticas y ciencia para apuntar en la dirección correcta. Por ejemplo, las consecuencias de una guerra o de un genocidio. Si uno busca en la Red respuestas uno puede hallar información que no tiene por propósito decir la verdad sino hacer propaganda política. ¿Cómo se podría filtrar? ¿Quién sería la autoridad confiable? por ejemplo, si uno tuviera que buscar el Holocausto y si uno encontrara un sitio de un grupo neonazista que intenta negar la existencia del Holocausto, ¿cómo podría un niño saber que eso es una mentira descarada?

SP: Yo no defiendo un aprendizaje espontáneo e descontrolado. Creo que como sociedad tenemos el deber de pasar valores a las generaciones más jóvenes. Pienso que esto es una función importante. Estoy seguro que habrá profesionales que trabajen con los niños haciendo esto precisamente. Pero esa es una función muy distinta de la función tradicional de enseñar. Este maestro del futuro actúa como un consejero, quizás como un consejero universitario.

DB: Entonces estas personas aún estarán entre nosotros. Los podemos llamar consejeros y entrenadores, pero no maestros.

SP: El maestro tiene otra función. Cuando uno piensa en un maestro religioso - Buda era un maestro. No era un maestro en el sentido de dar tarea y evaluar ensayos. Era un maestro ya que defendía ideas y las practicaba, y así era un ejemplo para la gente. Este modelo de maestro es más parecido al que yo pienso para los niños de hoy.

DB: ¿Es justo pensar que las computadoras están mejor preparadas para materias como matemáticas y ciencia que para otras como historia y literatura? Si uno estudia a Chaucer, ¿qué beneficio nos daría la computadora? Nos beneficiaría en algún aspecto pero mucho menos que en matemáticas o ciencia, donde se trata de crear modelos, construir ambientes y probar hipótesis.

SP: Si nos fijamos en lo que obstruye el aprendizaje de los niños hoy día eso es verdad. La computadora es un más potente agente para desbloquear las obstrucciones que vemos en matemáticas que en literatura. A decir verdad, nuestra cultura brinda perspectivas múltiples con respecto a la literatura, muchas más que con respecto a las matemáticas. Esta es una cuestión de cómo las matemáticas se ven en nuestra cultura comparadas con, por ejemplo, la poesía. Las matemáticas se ven como un camino angosto, y si nos salimos del mismo es muy difícil volver a él y seguir avanzando. En cambio existen diversas maneras para leer poesía. Creo que eso explica la diferencia entre aprender y enseñar matemáticas y poesía en la escuela. Por lo que creo que sí, las computadoras tienen un efecto mayor en las matemáticas y en la ciencia. Pero en última instancia, la computadora abre nuevas posibilidades e ideas. Por ejemplo, la posibilidad de publicar algo cambia la relación del individuo con la escritura. El hacer publicaciones con la computadora y el publicar en la web nos dan la oportunidad de entrever cómo los niños podrían percibir a la literatura en el futuro. Un mayor uso de parte de los chicos de la literatura como modelo de cómo ellos mismos pueden crear, escribir y expresarse los ayuda a formular ideas y percepciones. Todo esto está más allá del obstáculo inmediato que hay en el camino, pero es igual de importante.

DB: Yo pienso que el convertirse en autor es una gran promesa de la tecnología computacional, especialmente de las redes de computadoras. Les da una voz para expresarse a personas que en el pasado estaban socialmente forzadas a permanecer calladas.

SP: Esos niños en la clase de Michelle están programando y abordando el problema de cómo expresarse en este nuevo medio.

DB: Si miramos hacia atrás, vemos en mi educación que yo aprendí a programar computadoras cuando era relativamente pequeño para ese tiempo. Uno de los efectos que esto provocó en mi fue que tendía a ver las cosas en términos de sistemas, como sistemas de cosas. Entonces la historia se puede ver como un sistema y la pregunta sería ¿cuáles son los inputs y cuáles son los outputs?

SP: Hay una serie de ideas a los que los niños tienen acceso gracias a las computadoras, como pensar en términos de sistemas. Ideas como el de la retroalimentación y la de sistemas adaptables -- todas estas ideas eran muy abstractas en la manera en que se las presentaba a los chicos antes de usar las computadoras.

DB: Con las computadoras uno realmente comprende el concepto. ¿Es ese uno de los grandes cambios intelectuales de esta generación, una tendencia a ver las cosas como sistemas interconectados? La gente en el pasado veía la historia y el mundo de una manera diferente.

SP: Mucha gente lo entendió en el pasado y entendía la teoría de sistemas. Pero muchos más no lo entendieron porque era difícil de visualizar. En un contexto computacional, es posible que las ideas adquieran mayor poder, que sean más concretas; entonces ideas como la de sistemas pueden ser más accesibles a más gente. No estoy seguro si los niveles (de producción) se elevarán. Yo creo que sí, pero desde el punto de educación masiva no nos debe preocupar. Si consiguiéramos que un número mucho mayor de personas alcanzara un nivel de desempeño mayor del que la gente tiene hoy, estaríamos haciendo un muy buen trabajo. Pienso que la mayoría de los conceptos que realmente hacen la diferencia en nuestras vidas estaban allí antes de las computadoras. Eso no quiere decir que nuevas ideas no vayan a venir de las computadoras. Las culturas se toman su tiempo antes de absorber nuevas ideas. Creo que la idea de la computación es una de esas. Y como idea es extremadamente joven en nuestra cultura.

DB: ¿Por qué este libro ahora? ¿Por qué deberían leer su nuevo libro?

SP: Yo creo que este libro sale ahora porque estamos en el momento en que el foco de innovación y aprendizaje está pasando de la escuela a la casa.

Las computadoras en las casas están presentado una oportunidad para crear nuevas formas de una cultura del aprendizaje, y permiten que los padres participen en el cambio. En los últimos años esto se ha vuelto posible.

Este libro es una invitación a los padres de los niños con computadoras a pensar en el aprendizaje, en la cultura del aprendizaje y cómo podría cambiar. He notado que la mayoría de los padres aceptan los dictámenes de la industria de lo que es software educacional. Suelo pensar que esa definición es retrógrada, que empuja los niveles de la escuela aún más abajo. Este libro estimula a los padres a ver las computadoras de una manera distinta.

Pienso que este libro presenta opiniones. Si logramos que las computadoras no den por sentado lo que los niños pueden hacer con las computadoras, o lo que los niños pueden aprender, esa podría ser la más grande fuerza de cambio en la sociedad.

2. Preguntas, Dudas, Comentarios, Peticiones

Nombre:
Ciudad y País:
Email:
 

3. Enlaces

Página Principal

Más escritos de Seymour Papert


Generado con PureJoy.
Fecha: 02:52 - Mar 10, 2015