Tablas de Multiplicar de Princesas

Tablas de Multiplicar de Princesas. Tablas de Princesas PDF. Repaso de las tablas con princesas de Disney. Actividades para repasar las tablas. Cómo puede mi niña aprenderse las tablas?

Tablas de Multiplicar de Princesas

Utiliza la clave neoparaiso.com para abrir el PDF.

Todos sabemos que aprender la multiplicación es una parte esencial de la educación primaria de nuestros niños. Los estudiantes que dominan las multiplicaciones obtienen una base sólida en matemáticas que los ayudará a lo largo de la escuela, secundaria, y más allá.

1. ¿Por qué mis niños necesitan memorizar las tablas de multiplicar?

Al igual que aprender a caminar antes de poder correr, aprender a multiplicar y memorizar las tablas de multiplicar son elementos fundamentales para otros temas de matemáticas que se enseñan en la escuela: aprendizaje superior como división, multiplicación de varias cifras, fracciones y álgebra. Los estudiantes que no hayan memorizado las tablas de multiplicar encontrarán estos niveles de Matemática mucho más difíciles. No hay tiempo para sacar una calculadora o tomar 20 segundos para elaborar una estrategia matemática antes de encontrar la respuesta. Los estudiantes que no dominan sus tablas a menudo se retrasarán en Matemáticas (y otras materias que las usan) y comenzarán a perder la confianza. ¡Todo porque no memorizaron las tablas de multiplicar!

Conocer las tablas de multiplicación es útil no solo en lo académico; con frecuencia utilizamos la multiplicación en nuestra vida diaria. Es posible que la necesitemos al duplicar una receta, determinar un descuento en una tienda o calcular nuestra hora prevista de llegada al viajar. Los cálculos matemáticos son elementos subconscientes en el trabajo, el juego y las tareas diarias. Conocer las tablas puede ayudar a que las tareas simples se realicen rápidamente y ahorrar tiempo y estrés.

2. ¿Qué es más importante la comprensión o memorización y cómo puedo ayudar con ambos?

No es lo uno o lo otro, sino ambos. Un niño debe comprender y memorizar las tablas. Al principio, un estudiante necesita comprender qué es la multiplicación: la agrupación de conjuntos, la suma repetida, una forma más rápida de sumar. Muéstreles esto con una variedad de material manipulativo, con actividades de conteo a saltos y usando objetos ordenados tabularmente, por ejemplo 6 objetos ordenados en una tabla de 2 columnas y 3 filas. A medida que dominan los conceptos básicos, amplíe este concepto creando interesantes problemas de palabras. Permítales descubrir los patrones en los números explorando la tabla de números hasta el 100, tablas de conteo de saltos y la tabla de pitagórica. Este es el momento en que pueden descubrir estrategias de multiplicación. Sin embargo, eventualmente llega un momento en que debemos resaltar la importancia de la memorización directa. Los estudiantes necesitan saber que deben recordar la respuesta instantáneamente. Demuestre la velocidad de esto haciendo que ellos le pregunten a usted y practicando juntos.

3. Estereotipos, el Color Rosa y las Princesas

Ya en segundo grado los niños ya han adquirido estereotipos fuertes sobre las materias académicas. No estamos seguros de cuándo ha comenzado, pero sí, en algún momento del jardín de infantes o primer grado, debe haberlo hecho. La transferencia intergeneracional de estereotipos es algo muy, muy prevalente. Es una especie de imitación supercargada.

Los bebés imitan las acciones que hacemos y los niños de la escuela primaria piensan algo así: Soy una niña, esa es mi identidad de género, soy una niña y miro al mundo y veo que la sociedad actúa como si las niñas no hacen Matemáticas. Ese es un estereotipo, las chicas no hacen matemáticas. Ellas recogen ese estereotipo y luego comienzan a aplicarlo a sí mismas y piensan: "Soy una niña, las niñas no hacen matemáticas, por lo tanto, yo no hago matemáticas". Y comienza a afectar lo que llamamos su autoconcepto.

De igual manera, suele pasar que tan pronto como las niñas pueden hablar comenzan a gravitar hacia el color rosa, casi de la misma manera que un girasol se inclina hacia el sol. Su propensión al color rosa parece ser paralela a la de situarse en la categoría de género de "niña". Es una secuencia lógica en su pequeña mente. "Yo soy una niña. Las chicas visten de rosa. Por lo tanto, todo lo que llevo puesto y poseo debería, de manera óptima, ser rosa".

El rosa, para bien o para mal, es lo que se denomina un "significante" de lo femenino. Pero, parece haber otros significantes que concuerdan con esta ecuación rosa = niña. Para la mayoría de las niñas en esta cultura, las princesas son una extensión o expansión del culto al rosa. Las princesas representan el apogeo de todo lo que es deseable para las niñas que ya están en su fase rosa. No se puede simplemente descartar el mundo de la cultura de las princesas, ni asumir que es una invención del conglomerado de Disney.

El trabajo de memorización de las tablas de multiplicación se puede hacer más divertido con láminas ilustradas con las Princesas de Disney favoritas de las niñas como estas [Documento en PDF] que refuerzan la repetición de las tablas. Utilice la clave neoparaiso.com para abrirlas.

Trabajar con sus niñas para alcanzar este objetivo puede ser un momento de unión mientras juega y canta canciones. También tendrá la oportunidad de ayudarlas a aprender las importantes habilidades para la vida diaria que son la memorización y el establecimiento de objetivos.

4. ¿Qué pueden hacer los padres para ayudar a sus hijos a memorizar?

  1. Asegúrese de que haya comprensión.
  2. Explique por qué es importante.
  3. Demuestre usted misma qué tan rápido deberían ellos decirlas.
  4. Interésese en las matemáticas usted misma.
  5. Averigüe qué tablas ya saben.
  6. Involucre a sus hijos en el proceso de establecimiento de objetivos.
  7. Céntrese principalmente en las multiplicaciones que necesitan aprender.
  8. Use una tabla para monitorear el progreso.
  9. Brinde ánimo en el proceso.
  10. Pase tiempo de calidad practicando juntos.
  11. Reconozca sus éxitos.
  12. Y lo más importante: ¡Diviértanse!