Ejercicios de Fluidez Lectora

Ejercicios de Fluidez Lectora. Cómo trabajar la Fluidez de Lectura. Estrategias para mejorar la Fluidez y la Comprensión. Cómo mejorar la fluidez de los niños al leer?

Ejercicios de Fluidez Lectora PDF

Utiliza la clave neoparaiso.com para abrir el PDF.

La lectura óptima es aquella destreza que es ejecutada con altos niveles de precisión, velocidad, fluidez y entonación. La Fluidez Lectora y Velocidad Lectora pueden mejorar notoriamente con la práctica reglada tanto en niños como en adultos. Lograda la automaticidad en la decodificación, mejora en forma importante y significativa la comprensión de lectura de los estudiantes.

1. Dimensiones de la competencia Lectora

La competencia lectora se puede definir como “La capacidad de construir, atribuir valores y reflexionar a partir del significado de lo que se lee en una amplia gama de tipos de texto, continuos y discontinuos, asociados comunmente con las distintas situaciones que pueden darse tanto dentro como fuera del centro educativo”.

La comprensión lectora es una de las grandes metas a lograr en los alumnos de educación básica. Sin embargo, para llegar a la comprensión el alumno debe antes lograr la suficiente fluidez y velocidad lectora para mantener en la memoria de trabajo la cantidad de elementos necesarios para construir el sentido de la oración.

Por lo tanto, para que el alumno logre la comprensión de los diferentes tipos de texto adecuados al grado escolar que cursa, y otro tipo de lecturas las cuales le gustan o requiere en su vida diaria, debe poder leer con una fluidez y velocidad mínima, la cual debe ser creciente con la edad.

Por ejemplo, si se quiere que un alumno al terminar el primer año comprenda oraciones de 7 palabras en promedio, deberá leer con fluidez entre 35-59 palabras por minuto. Para que un alumno al terminar tercero de secundaria pueda comprender oraciones de 30 palabras en promedio, deberá leer con fluidez entre 155-160 palabras por minuto. Aun cuando, la fluidez y la velocidad son necesarias, no resultan suficientes para lograr la comprensión en el alumno, es decir, pueden presentarse casos no deseables donde se obtengan altos valores de fluidez y velocidad pero bajos niveles de comprensión. Estos resultados los puede obtener un alumno que quiera leer a su máxima rapidez sin intentar comprender lo que está leyendo.

Velocidad de lectura

Es la habilidad del alumno para pronunciar palabras escritas en un determinado lapso de tiempo intentando comprender lo leído. La velocidad se expresa en palabras por minuto.

Fluidez lectora

Es la habilidad del alumno para leer en voz alta con la entonación, ritmo, fraseo y pausas apropiadas que indican que los estudiantes entienden el significado de la lectura, aunque ocasionalmente tengan que detenerse para reparar dificultades de comprensión (una palabra o la estructura de una oración). La fluidez lectora implica dar una inflexión de voz adecuada al contenido del texto respetando las unidades de sentido y puntuación.

Se refere al número de palabras leídas correctamente durante un minuto, siempre y cuando se lea con una adecuada entonación, y respetando las pausas.

Comprensión lectora

Es la habilidad del alumno para entender el lenguaje escrito; implica obtener la esencia del contenido, relacionando e integrando la información leída en un conjunto menor de ideas más abstractas, pero más abarcadoras, para lo cual los lectores derivan inferencias, hacen comparaciones, se apoyan en la organización del texto, etcétera.

2. Cómo Mejorar la Fluidez de Lectura

  • Es recomendable que los alumnos tengan varios modelos de lectura, es decir, que escuchen varias formas de leer en voz alta. Léales en voz alta de manera cotidiana, puede modelarles durante las clases algunas de las lecturas de cualquier asignatura de sus libros de texto.
  • Organizar entre sus alumnos un club de lectura. Puede incluir esta actividad en su horario de clases y que se vuelva una parte cotidiana de las actividades escolares. Por ejemplo: puede destinar los últimos 15 minutos del viernes o los primeros 15 minutos del lunes, para que los alumnos lean en voz alta a otros fragmentos de alguno de sus textos favoritos, recortes de revistas, notas de espectáculos, noticias de los periódicos, poemas, textos propios, etcétera. Invite a participar a otros grupos en su club de lectura.
  • Cuando se lea tratar de dar expresión a la voz para que se comprenda el sentido de la lectura: dramatizar los diálogos; ajustar el ritmo a la acción de la historia; subrayar los sentimientos expresados; seguir el sentido que marcan los signos de puntuación; en los momentos más emocionantes, leer más despacio o más de prisa, según haga falta, para crear una atmósfera de suspenso y acrecentar el interés; ajustar el ritmo, el tono y el volumen a las necesidades del relato, etc. Es importante motivar a los alumnos a no desesperarse si al principio no pueden, permitiendo que continúen practicando, ya que cada vez lo harán mejor.
  • Puede organizar a los alumnos para que lean dos al mismo tiempo, así, sin que se den cuenta suben su voz (tienen un apoyo), leen un poco más pausado, pero leen con atención, y cometen menos errores al pronunciar las palabras. Puede hacerlo dos o tres veces la misma lectura (ya que los niños reconocen la lectura), y cuando lo hacen individualmente, tienen más confianza.

Nuestras hojas [Documento en PDF] son otra estrategia para trabajar la fluidez en la lectura. Al realizar los ejercicios indíque a los niños que deben leer en voz alta el texto, al ritmo que acostumbra y buscando comprender lo que leen. Escuche con atención el ritmo, la continuidad y la entonación de la lectura oral que realice el alumno.